Empezamos el blog de la farmacia con algo de información sobre la alergia. La alergia estacional es la consecuencia de un sistema inmunitario excesivamente sensible a pólenes de determinadas plantas y árboles. Habitualmente, la estación de la alergia, conocida como fiebre del heno, empieza a principios de primavera y puede durar hasta el otoño.

El polen es el alérgeno de exterior más frecuente. Hay tres grupos principales de polen: polen de árboles, polen de plantas y polen de la maleza. Pero también pueden aparecer alergias a ácaros, pelo de mascotas, humedad… nos centraremos en las causadas por el polen.

Las alergias pueden hacerte sentir abatido, sin capacidad para concentrarte o incluso dificultar tu sueño. Suelen manifestarse con enrojecimiento y picor de ojos, lagrimeo, rinitis, estornudos, alteraciones en la piel, dificultad para respirar, etc.

La principal medida para evitar que se desencadene una reacción alérgica es la prevención, es decir, evitar el contacto con el alérgeno. Sin embargo, la mayoría de las veces esto es difícil y aparecen alergias. Existen diferentes tipos de tratamientos y productos específicos para combatir sus síntomas.

  • Antihistamínicos orales (cetirizina, pseudoefedrina…): Tratamiento de los síntomas nasales y oculares de la rinitis alérgica estacional cuando se acompaña de congestión nasal.
  • Antihistamínicos en colirios (levocabastina): Alivio temporal de los síntomas de la conjuntivitis alérgica, tales como: picor de ojos, lagrimeo y enrojecimiento.
  • Antihistamínicos en suspensión para inhalación nasal: Alivio temporal de los síntomas de la rinitis alérgica, tales como: estornudos, picor y secreción nasal.

Ven a FARMACIA DEL MONUMENTO y te informaremos de todos los tratamientos que te aliviaran este proceso.

Os dejamos algunos consejos para evitar (en parte) estos procesos alérgicos. Aunque es imposible escapar del polen por completo (por mucho que te gustaría), hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarte a reducir tu exposición a él:

Evita pasar tiempo en zonas rurales
Las brisas marinas pueden arrastrar el polen del suelo; dirigirse a la costa puede ayudarte a escapar de esas molestas plantas.

Dúchate al llegar a casa
El polen puede pegarse a tu piel y a tu cabello. Los días con mucho polen, ducharse y lavarse el pelo después de llegar a casa y cambiarse de ropa pueden ayudarte a reducir los síntomas.

Mantén las ventanas y las puertas cerradas
Esto es más importante por las mañanas y por las noches, cuando se registran los niveles máximos de polen. Cerrar las ventanas y las puertas puede ayudarte a mantener el polen fuera de tu casa. Si aún así sigues sufriendo alergia en el interior, un filtro de aire como los filtros HEPA puede serte de ayuda.

Mantente al tanto de los niveles diarios de polen
En la actualidad cuentas con la ayuda de numerosas aplicaciones de móvil  que te ayudan a conocer de antemano las zonas de tu ciudad que mas carga de alérgenos contiene, en tu mano está evitar el paso por ellas.